Alcalá del Júcar

¡Hola de nuevo, viajeros!

dsc_8243

El otro día, viendo las noticias, salió un reportaje de los pueblos más bonitos de España. Según contaron le habían concedido ya el título a 57 pueblos. Y yo, que soy viajera de culo inquieto pensé: ¿Qué hago yo en mi casa aún? ¡esos 57 pueblecitos no pueden vivir sin que yo los visite! Así que cogí mi Nikon, una bufanda y unos guantes (que nos íbamos a la España profunda) y para Alcalá que me marché.

Y aquí va el primer consejito, si os soléis marear, no olvidéis la Biodramina…¡menudas curvas! Eso si, merece totalmente la pena. A pocos kilómetros de llegar paramos en un mirador donde se aprecia el perfil tan característico que tiene Alcalá del Júcar: casitas blancas en la ladera, coronadas por un majestuoso castillo. Pues allí estábamos todos los domingueros cámara en mano, pasando un frío del carajo, pero poniendo cara de postureo, que eso es imprescindible en cualquier viaje, a ver como si no fardas luego en Instagram.

dsc_7950

Decidimos seguir el viaje y llegar ya al pueblo. ¿Tema de aparcamiento? La verdad que lo tienen controlado. En la parte baja del pueblo hay varios rellanos, al lado del río, donde se puede aparcar perfectamente, y a partir de ahí cogemos el coche de San Fernando. Nada de subir con su vehículo hasta el castillo, ¡se van a perder las preciosas calles del municipio! Son todo casitas blancas bien cuidadas, tiendecitas, bares… Pese al frío siberiano que pasamos fue todo un placer pasear y fotografiar cada detalle.

Antes de llegar al castillo decidimos parar en algunas de las casas cueva que se pueden visitar. Nos decantamos por las del Diablo, ¿la razón? Nos gustó su nombre, somos así de simples… ¡Pero oye, fue todo un acierto! Su construcción data del año 1905 y se puede apreciar como era la vida en aquella época en una cueva. Además tiene un mirador precioso a la ciudad. La entrada son 3€ y su horario de apertura es de 10.00-21.00h. ¡Visita muy recomendada si vais con niños!

Salimos de la casa cueva y seguimos las flechas que nos iban indicando la subida al castillo. Después de unos 15 minutos de: ‘yo me quedo aquí, si eso me recogéis al bajar’ o ‘¿no hacía frío? A mi me sobra todo ya ‘… Llegamos, al fin, al deseado castillo. La entrada al monumento es a través de la tienda (hay que ser siempre listos en esta vida). La muchacha nos ofreció dos packs: castillo más plaza de toros ( muy curiosa por cierto, con forma ovalada y en una ladera) por 3€; o solo el castillo por 2€. Nos decantamos por la segunda opción ya que no somos muy taurinos nosotros.

dsc_8109

Una vez dentro puedes visitar las diferentes salas, el calabozo ( como dato, es solo una sala con una silla… por supuesto, fotografiamos la silla, como buenos postureantes), y la parte superior, desde donde se sacan unas fotografías maravillosas de todo el municipio. Si el tiempo acompaña es un placer pasear por el antiguo patio, desde donde se aprecia a la perfección la curiosa plaza de toros.

Una vez nos cansamos de recrear la Edad Media, decidimos visitar la parte baja del pueblo. Mientras íbamos bajando la frase predominante fue: ‘pues prefería subir, que al bajar me duelen las rodillas, ¡estamos ya mayores!’. La cuestión, amigos míos, es quejarse por todo…

Y como necesitábamos descansar esas rodillas de abueletes de 20 años, decidimos hacer un alto en el camino y parar a visitar la Iglesia de San Andrés. Una parroquia muy pequeñita y austera, ya que fue construida con el dinero de los agricultores de la zona, que no contaban con mucho capital.

dsc_7966

A la salida, vimos unas grandes escaleras que te conducían hacia el puente romano. Y ya os digo de antemano, que merece mucho, pero mucho la pena. ¡Que cosa más bonita! Los diferentes colores de las hojas otoñales, el río con todo su caudal, la vista de la ciudad en lo alto, el lago con los patitos… De verdad que solo por este rinconcito merece la pena, y mucho, venir hasta este pueblecito de Albacete. Tomaros vuestro tiempo y disfrutar de este pequeño trozo de paraíso manchego.

Y ahora si que si, vamos a lo que importa: COMER. Ya os digo que con este frío de Invernalia, os apetecerá algo muy calentito. Nosotros nos decantamos por un restaurante que está justo al lado del Río Júcar: Casa el Molí. Tenían un menú de barbacoa por 15€ con el que nos pusimos las botas… ¡qué buena está la ensalada de gorrinera manchega, oye! La única pega que vi ¡es que el baño estaba fuera! y claro, daba algo de perecilla ir hasta allí. Pero vamos que es muy recomendable si queréis comer buena carne de la zona.

dsc_7983

Con el estómago bien lleno, y encantados de la vida con Alcalá del Júcar decidimos volvernos para casa y dar por finalizada nuestra visita. Pero no me voy a despedir sin dejaros algunos consejitos para visitar el municipio:

-Por esta vez, pero solo por esta vez, dejar los tacones en casa. Unas buenas zapatillas, que ya estamos mayores y las rodillas se resienten.

– Si viajáis con bebes, no es nada recomendable llevar el carrito del niño. Vi a unos cuantos super papás, sudando la gota gorda intentando subir al castillo. Mejor alguna mochilita donde el bebé vaya cómodo y calentito.

-Ropa de abrigo si vais en invierno, de verdad que aquello parecía Siberia ( hablo desde mis genes levantinos).

-Si coméis en algún restaurante hacer la reserva con antelación. Es uno de los pueblos más visitados de España y si os descuidáis no tendréis sitio para comer.

Sin más, espero que os haya gustado la entrada de hoy. Está hecha desde el gran cariño que tengo a las tierras manchegas, de las cuales me declaro una total enamorada.

Y recordad… El paraíso está mucho más cerca de lo que imagináis.

dsc_8240

 

Web turismo Alcalá del Júcar

 

 

 

Anuncios

11 thoughts on “Alcalá del Júcar

  1. Muy buen post, cuando vuelva a Alcalá del Júcar, lo veré con otros ojos. Y sin duda, iré a comer a Casa del Molí. Y me dejare los tacones para cuando paremos a comer.
    Un saludo y sigue así.

    Le gusta a 1 persona

  2. Enhorabuena por tu blog Noelia!!! La verdad que me gustaría visitar Alcalá de Júcar es un sitio que no conozco y me han encantado las fotos y el post, sin duda lo visitaré pronto!! Jejejej un beso!!!

    Le gusta a 1 persona

  3. Tomo nota de la biodramina y lo de invernalia. ..vamos pastillas al bolso y abrigo de plumas! Pero por lo que he leído merecerá la pena. Cuando te leo me imagino la situación, creo que me quedare parada en mitad de la cuesta y pediré un par de veces ( o 3 o 4) que me lleven “a cuchus”jajaja
    Un besote!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s